torsión gástrica canina
Estimado usuario nuestro sistema lo ubicó en
Deseo cambiarme a ubicación nacional
Estás aquí:

 Torsión gástrica canina: Aprende a evitar este terrible problema

La torsión gástrica canina es una silenciosa y frecuente enfermedad que afecta principalmente a razas de perros grandes y algunos medianos, que pueden ocasionar la muerte. Si quieres saber más sobre este terrible mal, aquí te contamos qué es, causas y medias de prevención. 

¿Qué es la torsión gástrica canina y cuáles son sus consecuencias?

La torsión gástrica en caninos es un movimiento de estómago que se dilata y gira, obstruyendo la boca del estómago. Esta condición puede ocasionarle la muerte a tu perro, por lo que es importante trabajar en la prevención de esta condición.

Causas de la torsión gástrica canina

Ahora te preguntarás, ¿Qué puede producir torsión gástrica? Pues bien, estas son algunas de las causas:  

  • Ejercicio y movimientos bruscos o giros después de haber comido o tomado mucha agua.

  • Predisposición genética.

  • Predisposición anatómica (razas grandes o con pecho profundo).

  • Ingesta excesiva de alimento o agua.

  • Dificultad para eliminar todos los gases de forma rápida y continuada.

Aunque es una enfermedad que puede llegar afectar a todos los perros, hay razas que pueden ser más vulnerables a sufrir esta enfermedad. Como  lo son: los perros de razas grandes, los Cocker y perros con pecho ancho y abdomen contraído. 

Te puede interesar: ¿Cómo Lograr Que tu Mascota Coma Lento? ¡Descúbrelo!

Ahora, ¿Cómo saber que tu perro está sufriendo torsión gástrica? La torsión gástrica puede identificarse fácilmente debido a sus síntomas bastante detectables, como lo son: 

  • Nerviosismo 

  • Dolor al moverse 

  • Abdomen hinchado y duro.

  • Dificultad para respirar

  • Babea constantemente

¿Cómo evitar la torsión gástrica y qué hacer en caso de que se produzca?

Evitar la torsión gástrica es posible con una actividad física moderada en tu perro, dejando espacio entre comidas antes de ejercitarlo. La ingesta de alimento y agua a una velocidad adecuada y en cantidades moderadas también puede ayudar a evitar que se presente. 

Ahora, si alguno de estos síntomas mencionados se presenta en tu perro debe llevarse inmediatamente al veterinario, preferiblemente clínica veterinaria con atención 24 horas, ya que al no ser tratado a tiempo esta condición puede ser mortal.

Te puede interesar: Rutinas saludables para perros, ¿por qué son tan importantes?

Recuerda que siempre debes estar atento a la salud de tu peludo llevándolo al veterinario cada 4 a 6 meses y suministrándole la alimentación adecuada y hábitos saludables. 

Mantente al día con tu mascota

E información de promociones, artículos, bienestar y otros más que universo mascotas tiene para tí.

  • ¿Qué especie de mascota tienes?

    Perro
    Gato
  • Acepto los Términos & condiciones- políticas de privacidad